TERAPIA ORTOMOLECULAR

SOBRE TERAPIA ORTOMOLECULAR

La definición de Terapia Ortomolecular consiste en la prevención y tratamiento de enfermedades mediante las variaciones, sean carencias, aporte y corrección de los déficits, de sustancias vitales para el organismo las cuales deben estar presentes en concentraciones concretas para su correcto funcionamiento.

La Nutrición Ortomolecular utiliza micronutrientes como:

-Enzimas

-Hormonas

-Ácidos Grasos Esenciales

-Vitaminas

-Minerales

-Aminoácidos

-Fitoquímicos

-Antioxidantes

-Polifenoles

-Y otras moléculas naturales esenciales para asegurar un nivel razonable de salud y una buena desintoxicación orgánica para eliminar agentes extraños que se vayan acumulando.

Las células que son las partes más pequeñas del organismo dependen de su entorno para sobrevivir saludablemente.

Por eso la calidad de la nutrición del cuerpo humano influye tanto a nivel físico como emocional y mental.

Incluso nuestros pensamientos también son muy importantes pues junto con la química de los alimentos contribuyen a que se activen los neurotransmisores a través de un mecanismo de acción-reacción influyendo en el sistema inmunológico.

Una dieta incorrecta es la causante de muchos trastornos funcionales de nuestro organismo. Así determinados alimentos pueden funcionar como verdaderas drogas en nuestro organismo; como el alcohol, azúcar y metales pesados. Pueden alterar la salud y el comportamiento humano, reaccionando negativamente en nuestro sistema nervioso. De hecho enfermedades como la depresión, síndrome del estrés, esquizofrenia, síndrome premestrual, fatiga crónica, fibromialgia, etc. tienen una relación real con los contaminantes medioambientales y la exposición a estas sustancias tóxicas diarias.

La búsqueda de la salud óptima hoy día es un desafío continuo y hay que ir restaurándola según las situaciones especiales de nuestra vida. La deficiencia nutricional es un factor clave para la salud pues casi todos los desequilibrios bioquímicos tienen una relación estrecha con los comportamientos mentales; nutrientes tan importantes como el zinc, magnesio, B1, B3, B6 o vitamina C, son determinantes en la salud emocional y mental y por ende en la salud general.

Tenemos una compleja maquinaria la cual para que funcione al 100% en nuestra vida diaria tenemos que vigilar las situaciones especiales en las que necesitamos un aporte óptimo de nutrientes como las siguientes:

-El estrés

-La tensión emocional

-Los contaminantes ambientales y corporales

-La frecuencia electromagnética

-Las cloraciones del agua con aditivos químicos

-Los propios edulcorantes, acidificantes, espesantes o aceleradores del sabor que están en nuestros alimentos diarios

-La acidificación corporal por falta de oxígeno

-Las dietas híper-proteicas y cargadas de grasas hidrogenadas inflamatorias.

Como decíamos nuestra maquinaria interna y bioquímica está compuesta de células que son el elemento vivo de menor tamaño en nuestro organismo. Estas han sido diseñadas para trabajar, producir, auto-repararse y reproducirse ininterrumpidamente, siempre y cuando sean abastecidas de las materias primas necesarias para ese fin.

Estas materia primas tienen que ser de 4 tipos:

1._ Nutrientes energéticos: carbohidratos, lípidos y proteínas.

2._ Nutrientes plásticos y estructurales: agua, aminoácidos y lípidos especializados.

3._ Nutrientes con propiedades catalíticas o auxiliares: vitaminas, minerales, oligoelementos, coenzimas, enzimas y otros fitoquímicos.

4._ Otros materiales útiles: fibra, prebióticos y probióticos.

Un saludo!

Suscribete a mi newsletter y recibe mi manual de nutrición en 5 pasos.
!TOTALMENTE GRATIS!